¿Cómo superar un rompimiento?

Un rompimiento, en su inicio, se nos dificulta dejar ir a esa persona con la que convivíamos la mayoría de nuestro tiempo, aquella que pudo conocer nuestra mejor y nuestra peor faceta, la que nos toleraba en las buenas y en la malas.

El principal problema de cuando todo esto se termina, es ese sentimiento de estar varados en la nada. Nuestro estado mental y sentimental su pueden llegar a ver tan afectados, que llega a notarse en nuestro físico.

El sentimiento de soledad, puede llevarnos a caminos errados

El sentimiento de soledad, puede llevarnos a caminos errados

En este artículo, daremos algunos consejos con los cuales podrás seguir adelante después de esa ruptura tan dolorosa.

No te aferres a los recuerdos. Si, en su momento pasaron cosas maravillosas y ambas partes las disfrutaron como debía ser, pero debes contemplar que cuando las relaciones llegan a su fin es porque algo dejó de funcionar, y eso empezó a pesar más. En un futuro, sólo recordarás las cosas buenas, sin rencor a cualquier error que se haya cometido.

Te puede interesar: ¿Separarte de tu pasado? ¿Se puede?

No te culpes, recuerda que una relación es de dos y si una de las partes ya no funciona, no puedes forjar a a otra que lo haga.

Procura distraerte. Intenta cosas nuevas, sin llevarte al límite. Cuando una persona está en una relación procura hacer actividades con las que las dos partes estén felices. Ahora intenta hacer lo tuyo, cosas que te gusten de verdad; correr, tomar algún curso de idiomas, ir a lugares diferentes.

Recomendamos: Enfrentar nuevos retos, mira cómo

Deja que todos tu sentimientos fluyan. Si quieres llorar, hazlo, no tienes por que frenarte y hacerte el fuerte. Recuerda que para dejar ir hay que soltar por completo. SI reprimes alguno de tus sentimientos, todo este proceso de rompimiento te será más difícil, extenso y cansado.

Cuida tu salud. En estas etapas de la vida, lo más importante es comer saludable y si se puede, hacer ejercicio.

Te puede interesar: Cómo el ThetaHealing® puede ayudarte a bajar de peso

No tomes decisiones apresuradas. En esos momentos no pensamos con claridad, es por eso que se recomienda no tomar decisiones importantes, nuestro pensamiento está tan bloqueado por los sentimientos encontrados, que si tomamos decisiones importantes, puede provocar arrepentimiento en el futuro.

Después de dejar fluir tus sentimientos, cierra la página.

Después de dejar fluir tus sentimientos, cierra la página.

Y lo más importante cierra el capítulo y  pasa página. La vida continúa, esto no es el fin.

Sergio de La Garza

Instructor de ThetaHealing®

Enfrentar los nuevos retos, mira cómo

Sentimos miedos en ciertos momentos de nuestra vida. Éstos pueden ser de varios tipos: miedo a lo desconocido, miedo a equivocarnos, miedo a hacer el ridículo, miedo al cambio, miedo al fracaso, miedo a no dar la talla, etcétera, etcétera. Hoy hablaremos de nuevos retos. Enfrentar nuevos retos en la vida, siempre conlleva una sensación de miedo. Es algo normal, es una reacción a lo desconocido, ya que para conseguirlos tenemos que salir de nuestra famosa “zona de confort”.

Entonces, lo primero que tenemos que pensar es que el salirnos de la zona de confort y enfrentarnos a cosas nuevas, siempre lleva consigo un crecimiento en nosotros.

RECOMENDAMOS: Cómo el ThetaHealing® puede ayudarte a bajar de peso

El problema aparece cuando ese miedo nos invade de tal manera que nos controla, no nos deja avanzar ni enfrentarnos a nuevos retos.

Enfrentar los retos desde la palabra

En programación neurolingüística se dice que las palabras crean nuestro mundo, crean nuestra realidad. Es muy importante cuidar el significado que le damos a las palabras, ya que éstas, como bien he dicho antes, crearán nuestros pensamientos y como consecuencia nuestra realidad.

Aquí hay dos palabras que me gustaría hacer hincapié, ya que al cambiar nuestro concepto sobre ellas, cambiará nuestra manera de pensar sobre los nuevos retos a los que nos expongamos:

miedos-iniciar-negocio

El fracaso: la palabra fracaso es una palabra que deberíamos eliminarla de nuestro vocabulario. El fracaso siempre lleva detrás el intento, sino intentamos las cosas nunca podremos saber cómo saldrían.

El intentar hacer las cosas es un acto de valentía y de ganas de superarse. El hecho de que algo no salga como esperamos, no significa que fracasamos, ya que siempre nos llevaremos un aprendizaje que indica que podemos hacerlo de otra manera.

El fracaso solo existe en nuestro pensamiento. Pensemos en el fracaso como algo en el que le podemos sacar siempre aprendizajes muy positivos.

El miedo como factor de riesgo

Otra palabra es la palabra miedo. En ocasiones nos preocupamos en exceso por evidencias que somos nosotros mismos quién les damos valor. “El miedo es un fantasma creado por nosotros mismos” que vive en nuestra mente y es alimentado por nuestros pensamientos.

Sinceramente, la única manera, y la mejor, de superar el miedo es enfrentarse a él. En la vida hay que ser valiente, intentar temer lo menos posible e intentar todo aquello que deseamos.

En definitiva, aunque suene muy tópico, solamente se vive una vez. Lo que sí sería un fracaso es el hecho de que cuando llegara el momento de nuestra muerte, miráramos atrás y nos diéramos cuenta que no hemos llevado la vida que queríamos, ni incluso hayamos intentado aquello que deseábamos.

miedos

Enfrentar los miedos

La única manera de enfrentar los miedos, es haciéndoles frente. Lo que sí existen, son diferentes estrategias que podemos aplicar para que ese miedo o temor a los nuevos retos sea más liviano.

Míralos de frente. La mejor actitud para enfrentarse a un cambio consiste en mirarlo de frente en vez de intentar evitarlo. Entendiéndolo como una parte natural de la vida, necesaria para que haya mejoras, y no como un obstáculo insalvable o una catástrofe.

Evalúa tu miedo de la forma más racional que puedas. Trata de usar pensamientos realistas, normalmente cuando nos enfrentamos a nuevos retos, el miedo viene de presunciones del futuro que nos creamos nosotros mismos, no te adelantes al futuro ni sufras por algo que todavía no ha pasado.

Piensa en los avances. En la mayoría de las ocasiones cuando se nos presentan nuevos retos es porque hemos hecho avances, por ejemplo, si la empresa en la que trabajas te ofrece tareas de más responsabilidad será porque en cierta manera te las has ganado debido a una mejora en tu trabajo.

Conviértete en “observador”. Observa tu miedo como si le estuviera pasando a otra persona, es decir, míralo desde fuera.

SIGUE LEYENDO: ¿Separarte de tu pasado? ¿Se puede?

Piensa en los beneficios que vas a obtener. Si das el primer paso, es decir, el principio te da miedo, entonces piensa más en el final. Piensa en cómo te vas a sentir una vez que lo consigas, ¡la satisfacción que sentirás! Esto será tu palanca motivadora.

Obtén toda la información y prepárate lo que puedas para ese nuevo reto. Cuanta más información tengas sobre el nuevo reto y más lo prepares, más seguro te vas a sentir y como consecuencia reducirás tu sensación de miedo.